martes, 10 de noviembre de 2015

Maps to the stars: Hollywood-Babilonia

Estamos en el Hollywood actual, plagado de estrellas glamourosas y atormentadas. Stafford Weiss es una especie de psicólogo, o terapeuta, como se dice ahora, que escribe libros de autoayuda de gran éxito, va a programas de tv y tiene como pacientes a los más famosos y ricos del lugar. Una de sus clientes es Havana Segrand, una célebre y cotizada actriz que se resiste a entrar en la madurez y está obsesionada por interpretar el papel que hizo su madre en una película de mucho éxito en los años 60, de la cual se va a hacer un remake. El problema es que su madre, Clarice Taggart, una actriz muy admirada y fallecida hace años en un incendio, era mucho más joven cuando hizo el papel que Havana en la actualidad. Esta no parece tener muchas posibilidades para conseguir su sueño, y eso la tiene muy desquiciada, unido al trauma provocado por los abusos sexuales de su madre (sí, de su madre) hacia ella en su infancia (empezamos bien). La familia de Stafford, el terapeuta, tampoco es un modelo de estabilidad, lo cual viene a confirmar el refrán de "en casa del herrero, cuchillo de palo". Su hijo, Benjie, antigua estrella infantil de tv, tiene 13 años y acaba de salir de rehabilitación por su adicción a las drogas, a las que se enganchó a los 10 u 11 años. Su hija mayor, Agatha, también acaba de salir, pero del psiquiátrico, donde ha estado varios años ingresada tras haber prendido fuego a la casa familiar una noche en que se suponía que tenía que cuidar de su hermano. Sus padres han roto todo contacto con ella y no quieren saber nada de su hija. La mujer de Stafford, Christina, se muestra muy preocupada y sobreprotectora con su hijo. La situación se complicará aún más cuando Agatha, la hija pirómana, vuelve a Hollywood con la intención de retomar el contacto con su familia, y empieza a trabajar como asistenta en casa de Havana Segrand.

Maps to the stars es la última paranoia nacida de la retorcida mente de David Cronenberg, director canadiense, que también ha trabajado en Hollywood, aunque ha conseguido que la mayoría de sus películas no caigan en el standard comercial. Su estilo es muy peculiar, como todos sabemos, con esas atmósferas malsanas y esos personajes atormentados por sus propios demonios, a veces en forma de monstruos repulsivos, otras veces son enfermedades virulentas, o enfermedades mentales, o amenazas del exterior, o fantasmas psicológicos. Todo le vale a él para mostrar su idea de una sociedad enferma e infectada y la degradación física y psicológica de sus individuos. Esto último, lo de la degradación, le encanta, y también la idea de la fusión entre lo mecánico y lo orgánico, hasta el punto de inventar el concepto "nueva carne" para sus películas, algo muy bizarro que, en manos de algún director más enloquecido, podría dar lugar a películas gore de estas que yo no aguanto, como las sagas que todos conocemos. Afortunadamante, David Cronenberg todavía conserva un equilibrio entre lo repulsivo-morboso y lo que la mayoría del público, como yo, puede encontrar interesante. Eso le permitió realizar obras fascinantes como La mosca, que para mí es una obra maestra, Inseparables, M. Butterfly o La zona muerta (a mí lo que me fascina en esa peli es Christopher Walken, la verdad). Pero también películas como Crash, eXistenZ o Spider, que para mí son bodrios aburridos y desagradables, y para todos los cinéfilos se convirtieron en obras de culto instantáneamente.

A esta última categoría pertenece Maps to the stars, a la de obra maestra de culto, según los entendidos. Desde hace unos años, Cronenberg sigue haciendo sus retratos de sociedades corruptas y enfermizas, pero desde una óptica más psicológica y, desde luego, más social. Sus films ya no son de ciencia ficción o terror explícito o psicológico, sino dramas sociales cuyos protagonistas caen igualmente en el horror y la locura, pero en un entorno, digamos, más "realista". Atrás quedaron las babosas asesinas y sexuales de Vinieron de dentro de... y la pandemia de furia asesina y muy gore en Rabia, dos de sus películas más famosas en los transgresores 70. En Cosmopolis o Una historia de violencia, dos de sus cintas más actuales, la decadencia es más sutil, más creíble, e igual de aterradora. Estoy hablando sin haber visto ninguna de estas últimas 4 pelis, así que puede que no esté acertando en nada. Si alguien me lee y le apetece, me puede corregir en lo que quiera. Bueno, y ahora voy a hablar un poco de la película, que ya va siendo ahora. Maps to the stars es, en principio, un retrato del mundo actual de las estrellas de cine y tv en Los Angeles, y del entorno que les rodea. Cronenberg nos da su particular visión de este universo en apariencia fascinante y glamouroso, pero la visión de Cronenberg ya sabemos cómo es, y bajo la capa de lujo, belleza y glamour, encontramos a unos seres desdichados, insatisfechos, adictos a todo tipo de sustancias, arrastrando traumas de los que no consiguen liberarse, y muy, muy desquiciados. La verdad es que los personajes son todos unas joyitas. A veces te dan pena, porque ves lo mal que lo pasan, a pesar de ser tan ricos y admirados, pero otras estás deseando que un terremoto de Los Angeles se los lleve a todos. Yo no conseguí empatizar con ninguno. Para mí el personaje más llamativo, y más aterrador, es el de Havana Segrand, una estrella brillante, persiguiendo la eterna juventud, belleza y talento, obsesionada y traumatizada con el recuerdo de su madre abusadora, pero queriendo parecerse a ella; superficial, perversa, y muy odiosa. La interpreta magistralmente la gran Julianne Moore, actriz camaleónica y todoterreno, que, aparte de participar en mogollón de películas el año pasado, se llevó el oscar por Siempre Alice, en el papel de una profesora universitaria enferma de alzheimer prematuro. En mi opinión, el oscar habría sido más merecido por Maps to the stars, ya que en Siempre Alice se nota que todo está hecho para lucir su atractivo físico, y hay más escenas en las que aparece guapa y estupendísima que escenas padeciendo la enfermedad (aunque algunas de estas últimas son devastadoras). El oscar estaba cantado. Además, Maps to the stars es una película que derriba violentamente el mito de Hollywood y escupe sobre él, y claro, era impensable que tuviera ni una nominación. Todo esto no quiere decir que me haya gustado el film de Cronenberg, que me ha parecido horrible. Pero de eso hablaré más tarde. Otro personaje muy perturbado es el de Benjie, el joven actor medio rehabilitado, incapaz de asumir equilibradamente el peso de la fama, el miedo a perder esa fama, y una vida de lujo, fiestas y descontrol. Todos estos elementos forman un coctel explosivo, convirtiéndole en un preadolescente muy atormentado. El actor elegido para encarnarle es un tal Evan Bird, que, la verdad, no tengo ni idea de quién es, pero me recuerda mucho físicamente al protagonista de Malcolm in the middle, una comedia familiar que todos recordaréis y que yo apenas veía. Como Malcolm (Frankie Muniz), Evan Bird tiene un aspecto de niño, entre sabihondo, precoz, inquietante y siniestro, pero que aún conserva algo de inocencia, que le va perfectamente a su personaje en la película, y realmente lo borda. El actor tiene ahora 15 años, así que cuando rodó la cinta, en 2014, tenía sólo 1 año más que el personaje que interpretaba. El tercer rol fascinante y horrible de Maps to the stars es el de Agatha, la hermana mayor de Benjie, esta sí, loca oficial, encerrada durante varios años por sus padres en un psiquiátrico (que tampoco es de extrañar, después de lo que hizo). Conserva en su rostro las huellas de las acciones pasadas, o sea, una cicatriz, producto del incendio que provocó hace años, pero que no es suficiente para que Mia Wasikowska deje de ser guapa. Sí, es Mia Wasikowska la que da vida a Agatha, otra acertada elección de casting, porque es una actriz especializada en papeles de jóvenes muy sufridoras y más o menos desequilibradas. El único film medio comercial que ha hecho es el de Alicia en el País de las Maravillas, de Tim Burton, y aún así también era una Alicia con conflictos internos.
Estos tres personajes son los que mejor definen la locura perversa de este mundo que nos muestra Cronenberg. También tienen relevancia en la película, aunque algo más secundaria, Stafford Weiss, el rico y famoso psicoterapeuta cuya vida familiar es un caos, y que guarda oscurísimos secretos, y su neurótica esposa Christina. Están interpretados por el maravilloso John Cusack, actor que me encanta, pero que no siempre puede salvar todas las pelis en las que aparece, y la guapa y siniestra (o a mí me lo parece) Olivia Williams. También hay un personaje de chico florero (bueno, de conductor de limusinas aspirante a actor), que lo hace Robert Pattinson, actor que repite con Cronenberg, tras Cosmopolis, intentando que le reconozcan como un actor serio y no como el vampiro de Crepúsculo. Ese personaje, el de Jerome Fontana, parecía el único normal de la peli, pero termina siendo tan odioso como los demás.

Maps to the stars nos traslada a la cima del mundo, al Olimpo de los dioses modernos, con millones de seguidores y una vida de riqueza, belleza, juventud, sabiduría (o la búsqueda de ella), pero también depravación, sangre y locura. Estos dioses son como las deidades griegas y romanas, y de hecho, en la película hay algunas referencias mitológicas acerca del destino fatal y otras cosillas que no puedo revelar, porque sería un spoiler como una casa. Hay simbolismos y metáforas con diálogos literarios y con el agua y el fuego. Hay secretos muy negros, muy morbosos y muy perversos, y hasta fantasmas del pasado que se aparecen en forma de alucinaciones. Una historia muy oscura y que a mí me dio muy mal rollo. A la mayoría de los críticos y los cinéfilos cultos les ha encantado, como es lógico. A mí, pues no. La verdad es que la vi atraída por el morbo, y antes de verla ya me imaginaba que no me iba a gustar, pero es lo que tiene ser cinéfaga, que te lo tragas todo (o casi todo, que hay un límite), para después poder criticar a gusto. El morbo en esta película me ha parecido demasiado gratuito, como los diálogos soeces y las escenas de mal gusto. Todo muy preparado para incomodar al espectador. Algunas sinopsis definen al film como un cuento moderno, tal vez se refieren a un cuento moral, aunque no me lo parece. Pero lo que me hace alucinar es que muchos críticos, espectadores y festivales la consideran una comedia. Yo lo de comedia no lo veo, excepto en las escenas de las sesiones entre Julianne Moore y John Cusack, que supongo que son una ridiculización de las terapias modernas. Aunque las situaciones y las reacciones de los protagonistas son tan desquiciadas y tan hiperbólicas, que sí, puede parecer una parodia, pero involuntaria. Total, que a Cronenberg esta vez le ha salido una peli estilo Michael Haneke o Lars Von Trier, y a mí tanto sufrimiento no me va. Pero a vosotros, jóvenes cinéfilos, os va a encantar, seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada