lunes, 24 de agosto de 2015

Somos lo que somos: Por los caminos tenebrosos del Señor



En un pueblo de la América profunda, uno de esos lugares habitualmente definidos por la tradición, la religiosidad, y la pobreza, viven los Parker, una familia aparentemente estable y normal. Sólo aparentemente, claro. La familia está compuesta por los padres y sus tres hijos, Iris, Rose y Rory. La madre, Emma, muere al principio de la película (así que no es spoiler, podéis seguir leyendo), por una extraña y terrible enfermedad que llevaba padeciendo desde hacía tiempo. La familia queda destrozada, y el padre, Frank, decide encomendar a la hija mayor, Iris, la tarea que venía realizando su esposa, un trabajo fundamental para seguir manteniendo sus tradiciones, que se remontan a más de doscientos años atrás. Al fin y al cabo, Iris ya tiene 16 años, y en épocas antiguas era normal que las jóvenes a esa edad ya tuviesen que asumir responsabilidades familiares e incluso difíciles pruebas enviadas por el Señor. Su hermana, Rose, de 14 años, le ayudará. Rory sólo tiene 4 años, es demasiado pequeño para entender la importancia del legado que se ha transmitido hasta ellos durante generaciones. Frank debe explicarles a sus hijos, a los que tanto quiere, que todo lo hacen por la voluntad de Dios, que hace ya siglos salvó a sus antepasados por la fuerza de su fe, y ellos ahora tienen que demostrarle su gratitud para que Él les siga salvando. En la Semana del Cordero, los Parker preparan una comida muy especial, realizan su ritual, dan gracias al Señor por todos sus dones, y comen... sólo que la carne que comen no es precisamente de cordero. Pronto la policía empieza a descubrir indicios sobre numerosas desapariciones ocurridas en la zona en los últimos años. ¿Saldrá a la luz el terrible secreto de los Parker?

Somos lo que somos (We are what we are), es una película independiente, estrenada en 2013, pero no sé si en España salió directamente en dvd o fue al cine. Donde yo vivo difícilmente habría llegado al cine, ya que ni la zona ni el público son aptos para estas rarezas. Afortunadamente pude alquilarla en mi videoclub, uno de los pocos reductos rescatables de mi querida ciudad, donde todavía se puede acceder a algo más que blockbusters comerciales. En realidad los blockbusters comerciales me encantan, pero a veces tengo la inquietud de ver algo diferente... aunque la mayoría de las veces las películas de autor, que tanto gustan a los críticos normales, a mí me parecen aburridas o insufribles... pero esta vez no. Somos lo que somos fue una agradable sorpresa. Su director, Jim Mickle, realizó en 2010 Stake Land, otra joyita desapercibida de videoclub (al menos en España), englobada en el género fantástico y ambientada en una América post-apocalíptica llena de vampiros-zombies o zombies-vampiros; un tema muy repetido ya, pero con un tratamiento relativamente original y una atmósfera melancólica y a la vez escalofriante. Y el año pasado, ya con más presupuesto y reparto conocido, dirigió Frío en julio, otro thriller indie de la América profunda que cuenta nada menos que con Michael C. Hall (también conocido como Dexter, nuestro psicópata preferido), y las viejas glorias Sam Shepard y Don Johnson; película que tal vez suponga su salto a la fama, y que ha participado en el Festival de Sundance.

Somos lo que somos, que ha pasado también por festivales, los de Cannes y Sitges, resulta que es un remake de una película mexicana de 2010, llamada Somos lo que hay y dirigida por Jorge Michel Grau. La adaptación de Jim Mickle es bastante libre, teniendo en común con el film original su impactante argumento y el protagonismo de una familia de "peculiares" y macabras costumbres, pero el desarrollo de la acción y el tono difieren mucho en ambas películas. La cinta mexicana se decanta por el drama social, mostrando la dura realidad y la miseria de una parte de la población, y es bastante explícita en sus escenas truculentas, al parecer; digo "al parecer" porque no la he visto ni tengo intención de hacerlo, sabiendo lo impresionable que es mi estómago y mi cerebro. La película norteamericana se sustenta más en la atmósfera y la ambientación que nos van sumergiendo en la vida de ese pueblo, donde a veces parece haberse detenido el tiempo, y en las costumbres de esta familia influida por un patriarca inflexible y a la vez abnegado, para el cual lo más importante son sus hijos y la fe inquebrantable que les lleva por territorios oscuros y muy perversos. Pero ¿compartirán sus hijos su punto de vista, a pesar del cariño que les une a su padre?

El director imprime a su obra un tono sugerente y en cierto modo elegante, y aunque no hace hincapié en lo sangriento (esto no es La matanza de Texas ni Hostel, afortunadamente), tampoco elude escenas perturbadoras o espeluznantes (incluyendo una bajada al sótano de los horrores, especialmente inquietante cuando se contempla a través de la mirada del pequeño Rory, con su mezcla de inocencia, curiosidad y miedo).


El reparto no está compuesto por super estrellas comerciales, sino por actores más o menos habituales en el circuito indie, además de alguna vieja gloria como Kelly McGillis (sí, la chica de Top Gun), que fue estrella y sex symbol en la segunda mitad de los 80 con éxitos como Único testigo, La casa de Carroll Street o Acusados. También aparecía en Stake Land, en un papel breve pero muy interesante, como el que realiza en esta peli. Ah, y no hay quien la reconozca actualmente, con bastantes años y kilos de más. El patriarca de la familia, Frank Parker, está interpretado por Bill Sage, actor que no conozco de nada, y que aparecía en perturbadoras cintas indie, como American psycho, Precious y Oscura inocencia. Su actuación es sobrecogedora, al transmitirnos todos los matices de su personaje, un monstruo, en realidad, pero también un hombre desequilibrado, fanático religioso, esposo atormentado y padre preocupado. Tremendo. Otro papel breve y muy importante, como el de Kelly McGillis, es el realizado por Michael Parks, actor de muy amplia trayectoria, pero que comenzó a ser conocido por sus trabajos con Quentin Tarantino y Robert Rodríguez, como Abierto hasta el amanecer, Kill Bill Vol. 1 y 2, Planet Terror, Death proof, o Django desencadenado. En algunos de esos films interpreta el mismo personaje, el Ranger de Texas Earl McGraw. También aparece en las dos últimas locuras de Kevin Smith: Red State (impresionante en su papel de lider de una peligrosa secta y adicto a las armas), y Tusk, una ida de olla y vuelta de tuerca al estilo habitual de este director; una película que no pienso ver, porque el argumento me echa mucho para atrás, aunque seguro que Michael está fantástico haciendo de mad doctor. También hay que mencionar a las dos hijas de la familia, Iris y Rose, interpretadas por Ambyr Childers y Julia Garner. De Ambyr Childers no conozco nada, pero Julia Garner aparece en dos de las obras de cine independiente más emblemáticas de los últimos años: Las ventajas de ser un marginado y Martha Marcy May Marlene. Sus interpretaciones de las hermanas Parker son sobrecogedoras: dos adolescentes, rubias angelicales, que pierden la inocencia demasiado pronto al tener que lidiar con una realidad extraña y feroz. Iris, la mayor, asume con resignación la responsabilidad que le ha tocado, aunque deseando, y consiguiendo brevemente, asomarse a la vida y experiencias de cualquier joven de una sociedad normal. Rose, algo más rebelde, se cuestiona los motivos, el por qué hacen lo que hacen. También desearía escapar, llevar otro tipo de vida, pero los fuertes lazos que le unen a su hermana, a la que adora, la mantienen indecisa. Las dos se debaten entre el amor y la obligación familiar, las creencias en sus tradiciones, y las inquietudes de escapar de todo aquello y ser chicas normales. Unos papeles muy complicados que las jóvenes actrices resuelven a la perfección.

Antes de terminar mi larga crítica, como todas las que yo hago, tengo que mencionar al principal colaborador de Jim Mickle: Nick Damici, coguionista del director y actor en todas sus películas. En Stake Land era uno de los protagonistas, aunque como actor no me convence mucho; a mí me recordaba a Mickey Rourke en su etapa macarra actual, pero sin su carisma. Me quedo con su faceta de escritor de inquietantes y sórdidas historias.

Somos lo que somos es justo eso, una historia sórdida, inquietante, con un argumento macabro y muy perverso (aunque hoy en día ya estamos de vuelta de todo), y a pesar de eso su ritmo es pausado y la melancolía y la belleza envuelven gran parte del metraje. Sus detractores dicen que es una película lenta y aburrida, ya que no hay hachazos cada 15 minutos ni la sangre salpica al espectador. Las escenas violentas, que las hay, no son muy explícitas, excepto... Sólo diré que el final sí que es brutal y te deja descolocado, ya que rompe totalmente con el estilo del film hasta aquel momento. Te quedas con la boca abierta y con ganas de decir la frase esa que está tan de moda entre la juventud: “what the f...?” En mi opinión, eso le da aún más originalidad a la peli y le quita la etiqueta de “previsible”. Pues eso, una joyita inclasificable, original, muy indie, y muy, muy inquietante. La recomiendo totalmente, eso sí, no esperéis hachazos cada 5 ni cada 15 minutos, que de esas ya hay muchas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada