viernes, 15 de junio de 2012

Los juegos del hambre: Desafío extremo adolescente


Estamos en un futuro postapocalíptico y devastado, otra vez. Tras una serie de guerras civiles, Estados Unidos, que ahora se llama Panem, es un territorio lleno de contrastes. El Gobierno  se encuentra en la ciudad del Capitolio, donde la gente vive rodeada de lujo, tecnología y excentricidad. Esta ciudad está rodeada por 12 distritos, en los que la vida es mucho más dura, la pobreza abunda y el ambiente es como de Revolución Industrial o Crack del 29, pero peor. Cada año se celebra una competición muy letal; los participantes son dos jóvenes de cada distrito (un chico y una chica), elegidos por sorteo, y todos tienen que luchar a muerte en un bosque, hasta que sólo quede uno, que es el vencedor, y después de eso ya tiene la vida resuelta (qué menos). Son los Juegos del hambre, símbolo del sometimiento de los distritos a la dictadura del Gobierno. Como es lógico, esta versión brutal de Supervivientes despierta siempre la expectación y el morbo de los ciudadanos, sobre todo los del Capitolio, que no tienen nada mejor que hacer, y que se lo pasan en grande viendo las mejores jugadas en pantallas gigantes, animando a sus favoritos y llorando cuando éstos mueren.



Los juegos del hambre (The hunger games), de Gary Ross, es la adaptación de la primera novela de la trilogía del mismo nombre, escrita por Suzanne Collins. El gran éxito de la película ha convertido a esta primera parte y a las otras dos, En llamas y Sinsajo, en lecturas superventas, destinadas sobre todo a los adolescentes, como el fenómeno Crepúsculo, así que las comparaciones han sido inevitables. Sin embargo, la saga de los Juegos no parece despertar tantos odios entre el público adulto como la de los jóvenes vampiros, que como ya sabemos es la más aborrecida de la historia del cine y la literatura. A mí, que soy tan rara, me encanta Crepúsculo y me ha fascinado Los juegos del hambre. Sí, es una peli comercial, y es la primera de una franquicia dirigida a un público (muy) juvenil, y, como en Crepúsculo, hay un triángulo amoroso entre la heroína protagonista y dos guapos jóvenes: un rubito de aspecto atormentado y un moreno apuesto y musculoso. Pero también hay un cierto toque indie en esta cinta, hay una descripción, bastante aterradora, de un universo lleno de brutales diferencias sociales, y un mensaje de advertencia acerca de lo que nos espera, y a lo que nos estamos encaminando (ya sé que esto está muy visto, pero ¿qué argumento no lo está?) Los efectos especiales no son apabullantes y están al servicio de la historia, no al revés. Y además, la prota es Jennifer Lawrence, que estuvo nominada a mejor actriz por Winter’s bone, y a la que aquí vemos en un registro parecido (salvando las distancias), como chica dura, autosuficiente y sostén de su familia (este personaje, Katniss Everdeen, no tiene nada que ver con la lánguida Bella de Crepúsculo). También tenemos algunos secundarios de lujo, como Woody Harrelson, que se sale, como siempre, Stanley Tucci, Toby Jones, el maravilloso Wes Bentley y la vieja gloria indiscutible Donald Sutherland (los peinados y la ropa hortera de Stanley Tucci son dignos de ver). Pues yo os recomiendo Los juegos del hambre, y, aunque odiéis Crepúsculo como todo el mundo, olvidad las comparaciones y dadle una oportunidad. Creo que merece la pena ese viaje a una realidad distópica desde una América profunda y salvaje hasta un mundo hipertecnológico y deshumanizado. Hay emoción, romance casi imposible, entorno futurista, y, si conseguís que no os moleste el filtro adolescente, podéis sumergiros en la historia como me ocurrió a mí. Sólo puede quedar uno.

10 comentarios:

  1. Hola Ariadna!!! Tengo ganas de ver la peli pero primero creo que leeré los libros, me apetece aunque seguro que me llevaré un chasco porque las adaptaciones suelen ser regulares.
    Por otra parte aunque no he leído las Crepúsculo's, ya que las mencionas, lo cierto es que ignoro si son buenas adaptaciones pero como películas de vampiros, que no como drama romántico, dejan muchísimo que desear, en mi opinión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En este caso discrepo de tu gusto, querida Ariadna. No soporté la saga Crepúsculo (no sé como se me ocurrió ver la segunda, tan o más cursi e ingenua que la primera). Me temo que Los juegos del hambre vaya por ese camino, aunque también es cierto que no creo que sea tan tonta, y lo digo sin ánimo de ofender… a mí también hay cosas bastante tontas que me gustan. Eso no significa tener mal gusto, simplemente es un desliz de la personalidad ;-P Todos lo tenemos.

    Se te echa de menos, Ariadna. Un beso. Buena reseña.

    ResponderEliminar
  3. Hola Víctor, los libros creo que son bastante parecidos a la peli (bueno, al revés), pero supongo que estarán mejor y más completos, como suele pasar. Yo todavía no los he leído, pero lo haré.

    Pues sí, soy seguidora de Crepúsculo, nadie es perfecto, jeje. La verdad es que no termino de entender por qué todo el mundo odia esta saga, sé que es muy tontorrona y muy adolescente, tanto los libros como las películas, que son adaptaciones muy, muy, fieles (excepto la última hasta ahora, Amanecer I que, vaya tela)... Bueno, algún día lo comentaré, aunque no le interese a nadie, jajaja. Pues eso, que es una saga muy simplona, pero es muy entretenida, y no me parece tan mala como para despertar estos odios, las hay mucho peores, creo yo. Bueno, un gran abrazo, y muchas gracias por seguir leyéndome :)

    ResponderEliminar
  4. Hola Javi, Los juegos del hambre tiene un estilo también romántico-adolescente, pero no es tan tonta como Crepúsculo, jajaja. No lo digo yo, ¿eh?, lo dice casi todo el mundo... Y tiene ese toque de ciencia ficción apocalíptica muy interesante, aunque no sea muy original. A mí me pareció fascinante, pero ya sabes que de mis gustos no te puedes fiar mucho, jeje.

    Quiero daros las gracias a los dos por seguir leyéndome y comentándome, a pesar de que yo últimamente escriba tan poco. Yo también os echo de menos, y siempre es un placer estar por aquí. A ver si vuelvo a retomar el contacto como antes. Bueno, pues muchas gracias por vuestra amistad cinéfila y hasta pronto, espero. Besotes!

    ResponderEliminar
  5. ¡Vuelve pronto, anticrítica! Revisando tu filmaffinity muero de ganas por leer tus críticas de "Twin Peaks" y "Canino". ¡Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Roberto, qué alegría! Es que tengo una especie de depre veraniega y no me veo capaz de escribir mucho... Me gustaría hacer una crítica de toda la saga de Pesadilla en Elm Street, ya que me compré el pack y las estoy viendo poco a poco, pero... podré escribir todo ese tocho?

    Le he puesto nota a Twin Peaks en filmaffinity? No me acuerdo, pero seguro que no es muy buena, jeje. A Canino le puse un 1, porque no se puede poner 0, que si no... De esa no creo que haga crítica, es que no la quiero ni recordar, lo pasé tan mal viéndola... Bueno, a ver si cojo fuerzas y vuelvo pronto por aquí. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Espero que estés más animada ahora que se están pasando los calores (o eso parece por momentos) y que vuelvas a escribir :-) Las pelis de Elm Street me encantan, sobre todo la 3 y la 4. Podrías hacer un ranking de tus favoritas y así ahorrarte una crítica extensa de cada una. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Ahora parece que estoy más animada, el otoño me sienta bien, al contrario que a mucha gente (también en eso soy rara). Tengo ya escrito un post sobre varias películas que he visto este verano, sólo tengo que buscar las fotos y publicarlo, pero el cansancio y el tiempo a veces no me dejan, uff. De la saga de Pesadilla quiero hacer un breve comentario de cada una, me hace mucha ilu, porque son geniales. A ver si dejo mi desánimo a un lado y me pongo. Muchos besos y gracias por acordarte de mí!

    ResponderEliminar
  9. Hola, me gusta mucho tu blog, lo visito regularmente y me parece muy ameno, interesante y con excelente información. Te felicito por tu gran trabajo, es un gusto pasar por aquí.
    Un gran saludo desde:
    http://el-cine-que-viene.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Hola Oz, me alegro que te guste. Ahora estoy escribiendo mucho menos, a ver si me pongo las pilas y visito también tu blog. Un abrazo y gracias!

    ResponderEliminar